Mi Resumen - Skinner, Mas Alla De La Libertad Y La Dignidad

"Más allá de la libertad y la dignidad" B.F. B.F. Skinner 1  —  Una  Una tecnología de la conducta Buscamos seguridad, y nuestra seguridad es la ciencia y la tecnol ogía. Como ha dicho Darlington, "cada nueva fuente de poder para el hombre de hoy, disminuye las perspectivas del hombre del futuro. Todo su progreso, sólo ha sido posible precisamente a costa del daño causado al medio ambiente, un daño que ahora ya resulta irreparable y que no se previó cuando todavía era tiempo". La sola aplicación de las ciencias físicas y biológicas no resolverá estos problemas nuestros, porque las soluciones están en otro campo. Nuevas armas pueden neutralizar nuevos sistemas defensivos, y, a la inversa.  No es suficiente, como se suele decir decir a veces, "usar de la tecnología con un conocimiento más más profundo de las realidades humanas". Lo que necesitamos es una tecnología de la conducta. (Conducta no como un conocimiento general, sino como una cie ncia) La física y la biol ogía han avanzado mucho, pero no se ha producido el desarrollo p aralelo equivalente, ni nada que se le parezca, por lo que a una ciencia de la conducta humana se refiere. Siempre se puede decir que la conducta humana es un terreno particularmente difícil. Así es, en efecto, y somos especialmente propensos a pensar de esta forma en vista de nuestra ineptitud para estudiar este asunto. ¿Acaso ha sido más fácil poner a un hombre en la luna de lo que sería mejorar la educación de nuestros centros de enseñanza? Lo estimulante, al pensar en llegar a la luna, era precisamente su misma  posibilidad. Algo debe haber en la conducta humana que haga imposible un análisis científico y, por tanto, una tecnología eficaz, pero lo cierto es que de ninguna manera puede decirse que hayamos agotado las  posibilidades en esta dirección. En cierto s entido podríamos hasta afirmar que l os métodos científicos apenas han sido aplicados a la conducta humana. La primera experiencia del hombre respecto a las causas vino muy probablemente de su propia conducta: las cosas se movían precisamente porque él, el hombre, las hacía mover. Si otras cosas se movían se debía a que alguien las ponía en movimiento, y si ese motor no era detectable para la sensibilidad humana, eso se debía a que era efectivamente invisible. Pero, en cualquier caso, la conducta humana se sigue comprendiendo, y justificando, mediante el recurso a ciertos agentes innatos. Se dice, por ejemplo, que un delincuente juvenil quizás actúe como lo hace a causa de su personalidad alterada. No tendría sentido hacer esta afirmación a menos que se  pensara en esa personalidad como en algo distinto de la persona misma que tiene este problema. La distinción resulta clara cuando se asegura que una misma persona es susceptible de adoptar diversas  personalidades que actúan de forma forma diferente en según según qué momentos y situaciones. Los psicoanalistas psicoanalistas han identificado tres de estas personalidades  — el el ego, el superego y el id —  y   y se asegura sin lugar a dudas que las interacciones mutuas de las tres s on las responsables, en última instancia, de la conducta de la persona en la que se encarnan. Casi todo el mundo sigue atribuyendo a la conducta humana intenciones, propósitos, objetivos y metas. Si aún es posible formular la pregunta de si una máquina puede expresar expresar algún propósito, el interrogante implica precisamente, de modo significativo, que si así fuera podría asemejarse más al hombre. Casi todos los que de una u otra forma se preocupan por los problemas humanos continúan hablando sobre la conducta humana en estos tér minos minos precientíficos. Todos hablan de la conducta humana. hu mana. Para llevar cualquier cambio a mejor, hay que corregir la conducta, llegar a un profundo cambio. Una etiqueta para cada cosa, y cada cosa con su etiqueta: problema resuelto. Esto es algo que ni se pone en duda ni se cuestiona. Y, sin embargo, no existe nada semejante en la física moderna, y apenas nada en la biología. Este hecho puede muy bien explicar por qué se ha retrasado tanto la aparición de la ciencia y la tecnología de la conducta. Por ejemplo: por causa de la competividad (física) a que se ha visto constreñida la humanidad durante una etapa de su evolución, nos encontramos ahora con sentimientos (nofísicos) de agresividad que cristalizan en actos (físicos) de hostilidad. O bien este otro: el castigo (físico) que un niño pequeño recibe al ser sorprendido en alguna actividad sexual, produce sentimientos (no-físicos) de ansiedad que influyen en su conducta (física) sexual una vez llegado a la edad adulta. La etapa no-física, obviamente, se extiende a largos períodos de tiempo: la agresividad germina hace millones de años en esta historia evolutiva, y aquella ansiedad contraída en la infancia se extiende a la vida adulta y no llega a desaparecer  por completo ni siquiera en la vejez. El problema de pasar de una realidad a otra se podría haber evitado si cada una de ellas fuera autónoma, o bien mental o bien física. Y ambas posibilidades han tenido su momento. La psicología experimental comenzó precisamente como un intento sistemático por descubrir las leyes mentales que gobiernan y regulan las interacciones mutuas entre elementos mentales. Las teorías "intrapsíquicas" contemporáneas, ensayadas por la psicoterapia, nos descubren cómo un sentimiento conduce a otro (cómo la frustración provoca la agresividad, por ejemplo), cómo interactúan los sentimientos, y cómo esos mismos sentimientos que llegan a exteriorizarse pugnan de nuevo por volver al interior de la mente de donde surgieron. La actitud complementaria que asegura que la escena mental tiene una base real física fue formulada, paradójicamente, por Freud. Freud llegó a creer que la fisiología  podría llegar por fin a explicar los mecanismos del tejemaneje mental. Con una inspiración similar, muchos psicofisiólogos continúan hablando sin recato sobre estados mentales, sentimientos, etc., convencidos de que es tan sólo cuestión de tiempo el que lleguemos a entender y comprobar cómo efectivamente se trata de fenómenos de naturaleza física. Las dimensiones del mundo mental y las transiciones de un mundo a otro ciertamente plantean  problemas muy espinosos, pero resulta viable el ignorarlos normalmente aunque no sea sino por razones de estrategia, ya que la grave objeción al mentalismo es de muy distinta naturaleza: el mundo de la mente escapa a toda demostración y la conducta no se reconoce en sí mi sma como sujeto de estudio. En psicoterapia, por ejemplo, las cosas extrañas que una persona dice o hace son consideradas casi siempre como meros síntomas, y, en comparación con los dra mas realmente fascinantes que tienen lugar en las profundidades de la mente, la conducta misma aparece por cierto como algo muy superficial. Durante más de dos mil quinientos años se ha prestado estrecha atención a la vida mental, pero sólo en tiempos muy recientes se ha comenzado a poner empeño en considerar la conducta humana c omo algo más que una mera derivación de aquélla. También se descuidan las condiciones de las cuales la conducta no es sino la función. La explicación mental pronto agota la curiosidad. Si le preguntamos a alguien, "¿Por qué vas al teatro?", nos dirá quizá: "Porque me gusta". Mucho más significativo sería el saber qué le ha sucedido cuando ha ido al teatro en ocasiones anteriores, qué oyó o leyó con referencia a la obra que vio representada, y qué otros hechos, pasados o presentes, en su  propio contexto, le pudieron inducir a asistir a dichas representaciones. Y la respuesta la aceptamos sin más, como un género de explicación, como una especie de resumen de todo lo anterior. No consideramos de importancia el entrar en detalles. El psicólogo profesional con frecuencia se detiene al mismo nivel. Hace ya mucho tiempo que William James corrigió la interpretación, prevaleciente entonces con respecto a la relación existente entre sentimientos y acción. Y aseguró, por ejemplo, que no escapamos porque tenemos miedo, sino que tenemos miedo porque escapamos. En otras palabras, lo que sentimos cuando tenemos miedo es nuestra conducta  — la propia conducta que, en la interpretación tradicional, expresa el sentimiento y es explicada por él — . Pero, ¿cuántos de los que han examinado el argumento de James han caído en la cuenta de que no ha sido siquiera mencionado suceso anterior alguno? Ninguno de estos "porque" debería ser tomado en serio. De hecho no se ha explicado todavía por qué escapamos y por qué sentimos miedo. Ya nos consideremos a nosotros mismos explicando sentimientos, ya creamos que es la conducta la que es causada por ellos, lo cierto es que presta mos muy poca atención a las circunstancias anteriores. Incapaces de comprender cómo y por qué la persona que observamos se comporta como lo hace, atribuimos su conducta a una persona a la que no podemos ver. Una persona cuya conducta, es cierto, tampoco podemos explicar, pero sobre la cual ya no somos propensos a indagar demasiado o a hacer  preguntas. La explicación concluye, pues, en ese hombre interior. No es un nexo de unión entre un pasado histórico y la conducta actual, sino que se convierte en el centro de emanación de la conducta misma. Inicia, origina y crea, y al actuar así se convierte, como fue el caso entre los griegos, en algo divino. Aseguramos que ese hombre es autónomo, lo cual es tanto como decir milagroso  — al menos desde el  punto de vista de la ciencia de la conducta — . Esta actitud, por supuesto, es vulnerable. Las contingencias de supervivencia, responsables de la herencia genética del hombre, es posible q ue le produjeran la tendencia a actuar agresivamente, pero no en cambio sentimientos de agresividad. El castigar la conducta sexual cambia la conducta sexual, y cualquier sentimiento que pudiera surgir por ello no podría ser considerado, en el mejor de los casos, sino como una consecuencia. Deberíamos prestar atención directamente a la relación existente entre la conducta y su ambiente, olvidando supuestos estados mentales intermedios. Por nuestra parte, podemos decir, e n consecuencia, que para llegar a un análisis científico de la conducta no necesitamos intentar descubrir qué son y qué no son personalidades, estados mentales, sentimientos, peculiaridades del carácter, planes, propósitos, intenciones, o cualquier otro pre-requisito de un problemático hombre autónomo. El hombre interior bien podemos afirmar que ha sido creado a imagen del exterior. Pero todavía hay una razón más importante, y es ésta: el hombre interior parece ser observado con frecuencia directamente. El hombre inteligente no siente s u inteligencia, el introvertido su introverción. En ca mbio, sentimos ciertas situaciones de nuestros cuerpos asociadas a la conducta, pero como Freud puso de relieve, nos comportamos de idéntica forma cuando no las experimentamos. Son subproductos, y nunca debieran ser confundidas con causas. Es relativamente fácil rechazar lo que nos parece incorrecto, pero no lo es tanto sustituir con teorías  positivas aquello que se rechaza como inadecuado. Cuando Pavlov demostró que se podían producir nuevos reflejos a partir de determinados condicionamientos, nació toda una nueva psicología en torno a las relaciones estímulo-respuesta. En esta nueva perspectiva se consideró que toda conducta obedecía a las reacciones que los estímulos  provocaban.Un escritor explicaba así todo esto: "Se nos empuja o se nos encadena a lo larg o de toda nuestra vida". Sin embargo, el modelo estímulo-respuesta nunca llegó a ser enteramente convincente,  pues de hecho no solucionó el problema básico: era imprescindible algo así como inventar un hombre interior que transformara el estímulo en respuesta. La teoría de la información pecó de lo mismo porque exigía un "ordenador" interior que convirtiera el "i nput" en "output". La conducta queda afectada y cristalizada precisa mente por sus propias consecuencias. Se producen dos resultados importantes: Uno se refiere al análisis básico. La conducta que actúa sobre el ambiente para  producir consecuencias (conducta "operante") puede estudiarse controlando los ambientes de los que esas consecuencias específicas dependen. El segundo resultado es de orden práctico: el ambiente puede ser utilizado a voluntad. Es cierto que sólo muy lentamente puede llegar a ca mbiarse la cualidad genética del hombre, pero los cambios en el a mbiente en el que se mueve un individuo producen efectos rá pidos y dramáticos. Una tecnología de la conducta "operante" ya está, como habremos de ver, bastante avanzada. Y es posible que se demuestre como de aplicación viable a nuestros problemas. El resultado es un peso enorme de "conocimiento" tradicional que debe ser poco a poco corregido o eliminado por medio de un análisis científico. Dos facetas, particularmente, del hombre autónomo causan problemas. Desde el punto de vista tradicional, la persona es libre. Es, por tanto, autónoma en el sentido de que s u conducta no tiene causas. Por consiguiente, es responsable de lo que hace y será justamente castigado cuando lo merezca. Esta opinión, así como las consecuencias prácticas a ella inherentes, debe ser re-examinada cuando un análisis científico revela relaciones de control insospechadas entre la conducta y el ambiente. Un control externo hasta cierto punto es aceptado. Ej. Teólogos, hombre predestinado a hacer algo que un Dios sabe que este hará. Compatibles predestinación y libertad. Muchos antropólogos, sociólogos y psicólogos han utilizado su conocimiento especializado para demostrar que el hombre es libre, voluntarista y responsable. Freud fue un determinista  — así se cree, aunque no exista evidencia — , pero muchos freudianos no tienen empacho en asegurar a sus pacientes que son libres de escoger una u otra norma de acción. Y que son, en definitiva, los arquitectos de sus  propios destinos. Esta puerta falsa va poco a poco cerrándose, conforme se van descubriendo nuevas evidencias de la  previsibilidad de la conducta humana. Hay una tercera fuente de problemática en este terreno: y es que, c onforme el énfasis queda transferido al ambiente, el individuo parece expuesto a una nueva clase de peligro. ¿Quién habrá de construir ese ambiente que determina la conducta humana? ¿Con qué finalidad se construirá? El hombre autónomo quizá pudiera decirse que se controla a sí mismo de acuerdo con una jerarquía de valores que le es internamente consustancial. Se afana tras lo que considera bueno. ¿Pero qué será lo bueno para este controlador ambiental? Y lo que según él sea bueno, ¿lo será ta mbién para aquellos a quienes controla? Las respuestas a preguntas de esta naturaleza exige n, por supuesto, juicios de valor. Libertad, dignidad y valor, son asuntos importantes. Y, desgraciadamente, llegan a ser cada vez más cr uciales, conforme el poder de una tecnología de la conducta se convierte en algo más y más proporcionado a los problemas que debe resolver. -------------------------------La mayoría de nuestros problemas más importantes implican conducta humana, y no se pueden resolver recurriendo solamente a la tecnología física o biológica. Lo que necesitamos es una tecnología de la conducta, pero hemos tardado mucho en desarrollar la ciencia de la que poder deducir este tipo de tecnología. Una dificultad evidente estriba en el hecho de que casi todo cuanto es denominado ciencia de la conducta continúa aun ahora relacionando la conducta a estados mentales, sentimientos,  peculiaridades de carácter, naturaleza humana, etc. La fís ica y la biología siguieron durante un tiempo  prácticas muy parecidas, y avanzaron solamente cuando se liberaron de semejante rémora. Las ciencias de la conducta han tardado mucho en cambiar, en parte, por causa de entidades explicativas que a menudo parecían ser observadas directamente, y también en parte, porque no se encontraba fácilmente otra clase de explicaciones. El ambiente, obviamente, es importante, pero su función no ha estado clara. No empuja o absorbe, sino que selecciona. Y resulta difícil descubrir y analizar esta función selectiva. El papel de la selección natural en la evolución fue formulado por primera vez no hace mucho más de cien años. Y la función selectiva del medio ambiente en la modelación y mantenimiento de la conducta del individuo sól o ahora comienza a ser reconocida y estudiada. Conforme se ha lle gado a conocer la interacción entre organismo y ambiente, por tanto, los efectos que hasta este momento se achacaban a estados mentales, sentimientos y peculiaridades del carácter, comienzan a atribuirse a fenómenos accesibles a la ciencia. Y una tecnología de la conducta, consiguientemente, empieza a ser posible. No se solucionarán nuestros  problemas, no obstante, a menos que se reemplacen opiniones y actitudes tra dicionales precientíficas; aunque bien es cierto que éstas, desgraciadamente, siguen muy profundamente arraigadas. La libertad y la dignidad ilustran este problema. Ambas cualidades constituyen el tesoro irrenunciable del "hombre autónomo" de la teoría tradicional. Y resultan de esencial i mportancia para explicar situaciones  prácticas en las que a la persona se le reputa como responsable de sus actos, y acreedora, por tanto, de reconocimiento por los éxitos obtenidos. Un análisis científico transfiere, tanto esa responsabilidad como esos éxitos, al ambiente. Y suscita, igualmente, ciertas interrogaciones relativas a los "valores". ¿Quién usará esa tecnología y con qué fin? Hasta tanto no se despejen estas incógnitas, se seguirá rechazando una tecnología de la conducta. Y, al rechazarla, se estará probablemente rechazando al mismo tiempo el único camino para llegar a resolver nuestros problemas.
View more...
   EMBED

Share

Preview only show first 6 pages with water mark for full document please download

Transcript

"Más allá de la libertad y la dignidad" B.F.

Skinner
1 — Una tecnología de la conducta

Buscamos seguridad, y nuestra seguridad es la ciencia y la tecnología. Como ha dicho Darlington, "cada
nueva fuente de poder para el hombre de hoy, disminuye las perspectivas del hombre del futuro. Todo
su progreso, sólo ha sido posible precisamente a costa del daño causado al medio ambiente, un daño
que ahora ya resulta irreparable y que no se previó cuando todavía era tiempo". La sola aplicación de
las ciencias físicas y biológicas no resolverá estos problemas nuestros, porque las soluciones están en
otro campo. Nuevas armas pueden neutralizar nuevos sistemas defensivos, y, a la inversa.
No es suficiente, como se suele decir a veces, "usar de la tecnología con un conocimiento más profundo
de las realidades humanas". Lo que necesitamos es una tecnología de la conducta. (Conducta no como
un conocimiento general, sino como una ciencia)
La física y la biología han avanzado mucho, pero no se ha producido el desarrollo paralelo equivalente,
ni nada que se le parezca, por lo que a una ciencia de la conducta humana se refiere.
Siempre se puede decir que la conducta humana es un terreno particularmente difícil. Así es, en efecto,
y somos especialmente propensos a pensar de esta forma en vista de nuestra ineptitud para estudiar este
asunto. ¿Acaso ha sido más fácil poner a un hombre en la luna de lo que sería mejorar la educación de
nuestros centros de enseñanza? Lo estimulante, al pensar en llegar a la luna, era precisamente su misma
posibilidad.
Algo debe haber en la conducta humana que haga imposible un análisis científico y, por tanto, una
tecnología eficaz, pero lo cierto es que de ninguna manera puede decirse que hayamos agotado las
posibilidades en esta dirección. En cierto sentido podríamos hasta afirmar que los métodos científicos
apenas han sido aplicados a la conducta humana.
La primera experiencia del hombre respecto a las causas vino muy probablemente de su propia
conducta: las cosas se movían precisamente porque él, el hombre, las hacía mover. Si otras cosas se
movían se debía a que alguien las ponía en movimiento, y si ese motor no era detectable para la
sensibilidad humana, eso se debía a que era efectivamente invisible.
Pero, en cualquier caso, la conducta humana se sigue comprendiendo, y justificando, mediante el
recurso a ciertos agentes innatos. Se dice, por ejemplo, que un delincuente juvenil quizás actúe como
lo hace a causa de su personalidad alterada. No tendría sentido hacer esta afirmación a menos que se
pensara en esa personalidad como en algo distinto de la persona misma que tiene este problema. La
distinción resulta clara cuando se asegura que una misma persona es susceptible de adoptar diversas
personalidades que actúan de forma diferente en según qué momentos y situaciones. Los psicoanalistas
han identificado tres de estas personalidades —el ego, el superego y el id— y se asegura sin lugar a
dudas que las interacciones mutuas de las tres son las responsables, en última instancia, de la conducta
de la persona en la que se encarnan.
Casi todo el mundo sigue atribuyendo a la conducta humana intenciones, propósitos, objetivos y metas.
Si aún es posible formular la pregunta de si una máquina puede expresar algún propósito, el interrogante
implica precisamente, de modo significativo, que si así fuera podría asemejarse más al hombre.
Casi todos los que de una u otra forma se preocupan por los problemas humanos continúan hablando
sobre la conducta humana en estos términos precientíficos. Todos hablan de la conducta humana. Para
llevar cualquier cambio a mejor, hay que corregir la conducta, llegar a un profundo cambio.
Una etiqueta para cada cosa, y cada cosa con su etiqueta: problema resuelto. Esto es algo que ni se pone
en duda ni se cuestiona. Y, sin embargo, no existe nada semejante en la física moderna, y apenas nada

como una especie de resumen de todo lo anterior. muchos psicofisiólogos continúan hablando sin recato sobre estados mentales. Hace ya mucho tiempo que William James corrigió la interpretación. por ejemplo. ya que la grave objeción al mentalismo es de muy distinta naturaleza: el mundo de la mente escapa a toda demostración y la conducta no se reconoce en sí misma como sujeto de estudio. Y la respuesta la aceptamos sin más. Durante más de dos mil quinientos años se ha prestado estrecha atención a la vida mental. convencidos de que es tan sólo cuestión de tiempo el que lleguemos a entender y comprobar cómo efectivamente se trata de fenómenos de naturaleza física. nos dirá quizá: "Porque me gusta". como un género de explicación. sentimientos. por ejemplo. Freud llegó a creer que la fisiología podría llegar por fin a explicar los mecanismos del tejemaneje mental. prevaleciente entonces con respecto a la relación existente entre sentimientos y acción. También se descuidan las condiciones de las cuales la conducta no es sino la función.. y aquella ansiedad contraída en la infancia se extiende a la vida adulta y no llega a desaparecer por completo ni siquiera en la vejez. En otras palabras. cómo interactúan los sentimientos. La explicación mental pronto agota la curiosidad. Mucho más significativo sería el saber qué le ha sucedido cuando ha ido al teatro en ocasiones anteriores. ¿cuántos de los que han examinado el argumento de James han caído en la . El problema de pasar de una realidad a otra se podría haber evitado si cada una de ellas fuera autónoma. ensayadas por la psicoterapia. en la interpretación tradicional. y. pasados o presentes. por ejemplo). le pudieron inducir a asistir a dichas representaciones. sino que tenemos miedo porque escapamos. La actitud complementaria que asegura que la escena mental tiene una base real física fue formulada. Por ejemplo: por causa de la competividad (física) a que se ha visto constreñida la humanidad durante una etapa de su evolución. "¿Por qué vas al teatro?". O bien este otro: el castigo (físico) que un niño pequeño recibe al ser sorprendido en alguna actividad sexual. la conducta misma aparece por cierto como algo muy superficial. en comparación con los dramas realmente fascinantes que tienen lugar en las profundidades de la mente. produce sentimientos (no-físicos) de ansiedad que influyen en su conducta (física) sexual una vez llegado a la edad adulta. No consideramos de importancia el entrar en detalles. nos descubren cómo un sentimiento conduce a otro (cómo la frustración provoca la agresividad. El psicólogo profesional con frecuencia se detiene al mismo nivel. nos encontramos ahora con sentimientos (nofísicos) de agresividad que cristalizan en actos (físicos) de hostilidad. Y ambas posibilidades han tenido su momento. Si le preguntamos a alguien. y cómo esos mismos sentimientos que llegan a exteriorizarse pugnan de nuevo por volver al interior de la mente de donde surgieron. Y aseguró. Con una inspiración similar. o bien mental o bien física. y qué otros hechos. las cosas extrañas que una persona dice o hace son consideradas casi siempre como meros síntomas. Las teorías "intrapsíquicas" contemporáneas. lo que sentimos cuando tenemos miedo es nuestra conducta —la propia conducta que. La psicología experimental comenzó precisamente como un intento sistemático por descubrir las leyes mentales que gobiernan y regulan las interacciones mutuas entre elementos mentales. pero resulta viable el ignorarlos normalmente aunque no sea sino por razones de estrategia. qué oyó o leyó con referencia a la obra que vio representada. se extiende a largos períodos de tiempo: la agresividad germina hace millones de años en esta historia evolutiva. pero sólo en tiempos muy recientes se ha comenzado a poner empeño en considerar la conducta humana como algo más que una mera derivación de aquélla. obviamente. expresa el sentimiento y es explicada por él—. en su propio contexto. Pero. por Freud. Este hecho puede muy bien explicar por qué se ha retrasado tanto la aparición de la ciencia y la tecnología de la conducta. En psicoterapia. paradójicamente.en la biología. que no escapamos porque tenemos miedo. Las dimensiones del mundo mental y las transiciones de un mundo a otro ciertamente plantean problemas muy espinosos. etc. La etapa no-física.

pues de hecho no solucionó el problema básico: era imprescindible algo así como inventar un hombre interior que transformara el estímulo en respuesta. Son subproductos.cuenta de que no ha sido siquiera mencionado suceso anterior alguno? Ninguno de estos "porque" debería ser tomado en serio. El segundo resultado es de orden práctico: el ambiente puede ser utilizado a voluntad. Ya nos consideremos a nosotros mismos explicando sentimientos. podemos decir.Un escritor explicaba así todo esto: "Se nos empuja o se nos encadena a lo largo de toda nuestra vida". origina y crea. Incapaces de comprender cómo y por qué la persona que observamos se comporta como lo hace. Se producen dos resultados importantes: Uno se refiere al análisis básico. en consecuencia. propósitos. En cambio. sentimientos. y es ésta: el hombre interior parece ser observado con frecuencia directamente. peculiaridades del carácter. Pero todavía hay una razón más importante. o cualquier otro pre-requisito de un problemático hombre autónomo. Es cierto que sólo muy lentamente puede llegar a cambiarse la cualidad genética . tampoco podemos explicar. como fue el caso entre los griegos. estados mentales. La explicación concluye. lo cierto es que prestamos muy poca atención a las circunstancias anteriores. intenciones. sentimos ciertas situaciones de nuestros cuerpos asociadas a la conducta. pero como Freud puso de relieve. es posible que le produjeran la tendencia a actuar agresivamente. ya creamos que es la conducta la que es causada por ellos. el introvertido su introverción. lo cual es tanto como decir milagroso —al menos desde el punto de vista de la ciencia de la conducta—. Es relativamente fácil rechazar lo que nos parece incorrecto. es cierto. sino como una consecuencia. pero no lo es tanto sustituir con teorías positivas aquello que se rechaza como inadecuado. Deberíamos prestar atención directamente a la relación existente entre la conducta y su ambiente. responsables de la herencia genética del hombre. nació toda una nueva psicología en torno a las relaciones estímulo-respuesta. nos comportamos de idéntica forma cuando no las experimentamos. planes. La conducta queda afectada y cristalizada precisamente por sus propias consecuencias. y cualquier sentimiento que pudiera surgir por ello no podría ser considerado. Las contingencias de supervivencia. pues. y nunca debieran ser confundidas con causas. olvidando supuestos estados mentales intermedios. por supuesto. Inicia. No es un nexo de unión entre un pasado histórico y la conducta actual. La teoría de la información pecó de lo mismo porque exigía un "ordenador" interior que convirtiera el "input" en "output". Sin embargo. en ese hombre interior. De hecho no se ha explicado todavía por qué escapamos y por qué sentimos miedo. El castigar la conducta sexual cambia la conducta sexual. El hombre inteligente no siente su inteligencia. Una persona cuya conducta. Cuando Pavlov demostró que se podían producir nuevos reflejos a partir de determinados condicionamientos. en algo divino. en el mejor de los casos. En esta nueva perspectiva se consideró que toda conducta obedecía a las reacciones que los estímulos provocaban. Por nuestra parte. Esta actitud. es vulnerable. que para llegar a un análisis científico de la conducta no necesitamos intentar descubrir qué son y qué no son personalidades. La conducta que actúa sobre el ambiente para producir consecuencias (conducta "operante") puede estudiarse controlando los ambientes de los que esas consecuencias específicas dependen. El hombre interior bien podemos afirmar que ha sido creado a imagen del exterior. el modelo estímulo-respuesta nunca llegó a ser enteramente convincente. sino que se convierte en el centro de emanación de la conducta misma. pero no en cambio sentimientos de agresividad. pero sobre la cual ya no somos propensos a indagar demasiado o a hacer preguntas. atribuimos su conducta a una persona a la que no podemos ver. y al actuar así se convierte. Aseguramos que ese hombre es autónomo.

Dos facetas. Hay una tercera fuente de problemática en este terreno: y es que. Teólogos. Y que son. Libertad. Y. autónoma en el sentido de que su conducta no tiene causas. por supuesto. Esta opinión. ¿Quién habrá de construir ese ambiente que determina la conducta humana? ¿Con qué finalidad se construirá? El hombre autónomo quizá pudiera decirse que se controla a sí mismo de acuerdo con una jerarquía de valores que le es internamente consustancial. son asuntos importantes. conforme el énfasis queda transferido al ambiente. Un control externo hasta cierto punto es aceptado. Esta puerta falsa va poco a poco cerrándose. Compatibles predestinación y libertad. Por consiguiente. sociólogos y psicólogos han utilizado su conocimiento especializado para demostrar que el hombre es libre. . ¿Pero qué será lo bueno para este controlador ambiental? Y lo que según él sea bueno. Y es posible que se demuestre como de aplicación viable a nuestros problemas. desgraciadamente. Es. la persona es libre. juicios de valor. pero los cambios en el ambiente en el que se mueve un individuo producen efectos rápidos y dramáticos. es responsable de lo que hace y será justamente castigado cuando lo merezca.del hombre. llegan a ser cada vez más cruciales. voluntarista y responsable. el individuo parece expuesto a una nueva clase de peligro. Desde el punto de vista tradicional. por tanto. del hombre autónomo causan problemas. como habremos de ver. aunque no exista evidencia—. en definitiva. conforme se van descubriendo nuevas evidencias de la previsibilidad de la conducta humana. ¿lo será también para aquellos a quienes controla? Las respuestas a preguntas de esta naturaleza exigen. dignidad y valor. Ej. hombre predestinado a hacer algo que un Dios sabe que este hará. debe ser re-examinada cuando un análisis científico revela relaciones de control insospechadas entre la conducta y el ambiente. particularmente. El resultado es un peso enorme de "conocimiento" tradicional que debe ser poco a poco corregido o eliminado por medio de un análisis científico. conforme el poder de una tecnología de la conducta se convierte en algo más y más proporcionado a los problemas que debe resolver. Muchos antropólogos. Freud fue un determinista —así se cree. Una tecnología de la conducta "operante" ya está. Se afana tras lo que considera bueno. así como las consecuencias prácticas a ella inherentes. pero muchos freudianos no tienen empacho en asegurar a sus pacientes que son libres de escoger una u otra norma de acción. los arquitectos de sus propios destinos. bastante avanzada.

peculiaridades de carácter. al rechazarla. Y una tecnología de la conducta. pero su función no ha estado clara. consiguientemente. a menos que se reemplacen opiniones y actitudes tradicionales precientíficas. Y resultan de esencial importancia para explicar situaciones prácticas en las que a la persona se le reputa como responsable de sus actos. los efectos que hasta este momento se achacaban a estados mentales. y también en parte. desgraciadamente. El papel de la selección natural en la evolución fue formulado por primera vez no hace mucho más de cien años. . se seguirá rechazando una tecnología de la conducta. porque no se encontraba fácilmente otra clase de explicaciones. Y. sino que selecciona. empieza a ser posible. Las ciencias de la conducta han tardado mucho en cambiar. Ambas cualidades constituyen el tesoro irrenunciable del "hombre autónomo" de la teoría tradicional. Y la función selectiva del medio ambiente en la modelación y mantenimiento de la conducta del individuo sólo ahora comienza a ser reconocida y estudiada. sentimientos. aunque bien es cierto que éstas. no obstante. ¿Quién usará esa tecnología y con qué fin? Hasta tanto no se despejen estas incógnitas. al ambiente. Y resulta difícil descubrir y analizar esta función selectiva. La física y la biología siguieron durante un tiempo prácticas muy parecidas. naturaleza humana. No empuja o absorbe. pero hemos tardado mucho en desarrollar la ciencia de la que poder deducir este tipo de tecnología. Y suscita. siguen muy profundamente arraigadas. igualmente. La libertad y la dignidad ilustran este problema. y avanzaron solamente cuando se liberaron de semejante rémora. y acreedora. ciertas interrogaciones relativas a los "valores". por tanto. es importante. Un análisis científico transfiere. por causa de entidades explicativas que a menudo parecían ser observadas directamente. Conforme se ha llegado a conocer la interacción entre organismo y ambiente. obviamente. etc. en parte. se estará probablemente rechazando al mismo tiempo el único camino para llegar a resolver nuestros problemas. de reconocimiento por los éxitos obtenidos. sentimientos y peculiaridades del carácter. comienzan a atribuirse a fenómenos accesibles a la ciencia. El ambiente. Una dificultad evidente estriba en el hecho de que casi todo cuanto es denominado ciencia de la conducta continúa aun ahora relacionando la conducta a estados mentales. tanto esa responsabilidad como esos éxitos. y no se pueden resolver recurriendo solamente a la tecnología física o biológica.-------------------------------La mayoría de nuestros problemas más importantes implican conducta humana. Lo que necesitamos es una tecnología de la conducta. No se solucionarán nuestros problemas. por tanto.