Medicina Energetica 1

   EMBED

Share

Preview only show first 6 pages with water mark for full document please download

Transcript

Donna Eden

David Feinstein
Prólogo de Caroline Myss

Medicina energética
Manual para conseguir el equilibrio energético del cuerpo para una excelente salud, alegría y vitalidad

ÍNDICE

Agradecimientos......................................................................... 13 Introducción del autor para la edición del décimo aniversario de la pubicación del libro en inglés..........................15 Prefacio.......................................................................................21 Introducción.................................................................................. 23 La medicina energética es atemporal........................................... 25 Trabajar con las energías del cuerpo .......................................... 27 Un viaje personal hacia la curación............................................. 28 Curar es una tarea que se halla en el interior.............................. 32 Cómo utilizar este libro.............................................................. 33 PRIMERA PARTE: DESPERTAR AL SANADOR INTERIOR DE DOS MILLONES DE AÑOS DE ANTIGÜEDAD Capítulo 1: La energía es todo.......................................................41 La inteligencia de las energías del cuerpo.................................... 42 Las energías de la medicina energética........................................ 44 Ver las energías sutiles................................................................ 46 Las energías sutiles en la curación................................................47 El trabajo energético es trabajo del alma..................................... 49 Equilibrado y desequilibrado ......................................................51 Despertar el sanador interior de dos millones de años de antigüedad...............................................................53 ¿Se puede aprender el lenguaje ................................................... 54 energético del cuerpo?................................................................ 54 Medir las energías sutiles............................................................ 56 Capítulo 2: El test de energía....................................................... 59 Ver el cuerpo energético a través del dolor del miembro fantasma.............................................................. 60

Energías únicas en nuestro interior............................................. 64 Las energías externas afectan a las energías internas.....................67 Llevar consigo un campo energético........................................... 70 Sentir las energías sutiles............................................................ 73 El test de energía: el biofeedback sin aparatos ............................ 75 Examinar la influencia que tiene el entorno físico sobre el campo energético......................................................... 88 Trabajar la habilidad para realizar el test de energía.....................91 Capítulo 3: Mantener la vibración de las energías...................... 95 Una rutina diaria para sentirse bien ........................................... 98 I. Los tres golpes....................................................................... 100 2. El paso cruzado.....................................................................107 3. La postura Wayne Cook........................................................ 111 4. El estiramiento de la coronilla............................................... 115 5. El masaje linfático................................................................. 117 6. La cremallera ........................................................................121 7. La conexión..........................................................................125 Reprogramar la respuesta frente al estrés.................................. 127 Los nueve sistemas energéticos del cuerpo.................................132 SEGUNDA PARTE: LA ANATOMÍA DEL CUERPO ENERGÉTICO Capítulo 4: Los meridianos.........................................................135 El sistema de la circulación energética...................................... 136 Equilibrar los meridianos..........................................................139 Seguir los meridianos................................................................140 Los meridianos funcionan del mismo modo que los órganos a los que controlan.........................................152 El test de energía de los meridianos...........................................153 Corregir los desequilibrios en los meridianos ............................158 La alineación de los meridianos con los meridianos de la Tierra.............................................................................166 Capítulo 5: Los chakras...............................................................175 Las funciones de los chakras a nivel fisiológico, psicológico y espiritual...........................................................176

El despertar de un chakra..........................................................179 Una sinopsis del sistema de chakras...........................................181 Siete chakras, siete capas............................................................183 La mecánica de los chakras........................................................186 Los siete chakras........................................................................187 Trabajar con los chakras............................................................210 Capítulo 6: El aura, el sistema eléctrico, el nudo celta y la cuadrícula básica.............................................217 El aura: envoltura y protección..................................................217 El sistema eléctrico: la conexión de las energías densas y sutiles...................................................................... 227 El nudo celta: la conexión de los sistemas energéticos............... 230 La cuadrícula básica: la base de las energías del cuerpo............. 234 Capítulo 7: Los cinco ritmos.......................................................245 Para cada cosa una estación; para cada estación, un ritmo ....... 246 Los ritmos de la vida humana....................................................247 Comprender los ritmos que nos afectan.....................................249 Las estaciones de la vida, las estaciones del alma........................258 Identificar los ritmos desequilibrados....................................... 260 El equilibrio entre los ritmos.................................................... 263 Un ritmo para cada sistema energético .....................................271 Capítulo 8: El triple calentador y los circuitos radiantes.......... 273 El triple calentador....................................................................275 Los circuitos radiantes.............................................................. 294 El arquetipo de triple calentador/bazo...................................... 305 De la explicación a la aplicación............................................... 307 TERCERA PARTE: ENSAMBLAR TODO Capítulo 9: La enfermedad..........................................................311 Una estrategia para la recuperación............................................313 Preliminares: Desenredar las energías, establecer el campo, abrir las válvulas, crear un diafragma libre y despejar las linfas.................................................................................314 La rueda de los meridianos........................................................323

La navaja como último recurso: cuando una intervención quirúrgica u otros procedimientos médicos invasivas sean necesarios...................................................................... 328 Añadir los chakras al método curativo.......................................332 Capítulo 10: El dolor...................................................................335 La naturaleza del dolor............................................................. 336 La intrincada relación entre el dolor físico y el emocional..........351 La pregunta de un niño.............................................................352 Capítulo 11: Nadar en corrientes electromagnéticas..................355 Crear un medio que fomente la salud........................................356 Contrarrestar el magnetismo con imanes..................................359 Los imanes como calmantes del dolor...................................... 363 El uso de imanes para contrarrestar los campos electromagnéticos.................................................................. 366 Una actitud experimental..........................................................376 Capítulo 12: Establecer buenas costumbres para una salud y un rendimiento óptimos..................................379 «Campos» que fomentan la salud o sustentan las dolencias....... 380 Renovar el campo de hábitos.................................................... 383 Despejar el campo de hábitos................................................... 384 Proyectar un nuevo campo de hábitos...................................... 386 Reprogramar el campo de hábitos ........................................... 390 Epílogo: Viajes a otras dimensiones............................................401 El encuentro con las fuerzas oscuras......................................... 403 La protección del sanador......................................................... 405 Los guardianes espirituales....................................................... 407 La evidencia de otras dimensiones.............................................411 Reflexiones................................................................................415 Apéndice.......................................................................................417 Participa o inicia un grupo de estudio ......................................417 Cómo encontrar un profesional ................................................417 de la medicina energética ..........................................................417

Asistir a clases...........................................................................418 El curso de Eden para obtener un certificado en medicina energética...........................................................418 Libros, vídeos y otros recusos ....................................................418 de aprendizaje adicionales..........................................................418 Material para el estudio en casa.................................................418 El boletín informativo energético..............................................419 La base de folletos de la medicina energética..............................419 Adquirir una perspectiva de la medicina energética en relación a cuestiones de salud.............................................419 Información sobre la psicología energética................................ 420 Notas.............................................................................................421 Índice analítico............................................................................435

En memoria de Garnet Audrey Clarke Edens, mi madre, que me enseñó el poder autocurativo del cuerpo. Y dedicado al doctor Jeff Harris, que aportó legitimidad, levedad y alegría a la medicina energética, y que nos dejó el día que se terminó de redactar este libro.

Las sugerencias y tratamientos contenidos en este libro no deben nunca reemplazar el cuidado y la supervisión directa de un profesional. Si tienes cualquier problema de salud o si estás medicándote, deberías consultar a tu médico o a un profesional equivalente antes de seguir las sugerencias de este libro. Las recomendaciones que se proporcionan en el mismo pretenden ser meramente educativas e informativas y no deben tomarse como consejos médicos. Ni los autores ni el editor se responsabilizan de la decisión de automedicarse.

Que el cuerpo piense en el Espíritu como una corriente resplandeciente que se derrama sobre él y lo penetra por todos los lados. — Plotino

AGRADECIMIENTOS

No puedo dejar de recalcar mi profundo agradecimiento personal, así como mi deuda profesional, hacia el doctor John Thie, por haber tenido el valor y el genio, en la década de 1970, de hacer accesible técnicas sofisticadas de autocuración a más de 10 millones de personas en más de 100 países a través de su sistema de Touch for Health (su libro se ha traducido a 34 idiomas). El doctor Thie, Gordon Stokes, Shanti Duree, Hazel Ullrich, el doctor Warren Jacobs y muchos otros a los que conocí por medio de la Touch for Health Organization me ayudaron a encontrar mi camino. Sandy Wand ha sido una gran amiga, sanadora y fuente de infinito apoyo. Madison King ha sido el estudiante que luego regresa para inspirar a su profesor. El doctor Paul Brenner me mostró lo que puede llegar a ser un médico. Mis editores, Irene Prokop y Wendy Hubbert (primera edición en inglés) y Sara Carder (la presente edición en inglés del décimo aniversario), han sido tremendamente pacientes conmigo, y me han respaldado y ayudado de manera inteligente. Mi agente, Susan Schulman, me dio consejos sabios y fortalecedores. Debo expresar mi agradecimiento por el apoyo institucional por parte de Innersource y sus amigos, particularmente de Laleah y Hugh Bacon, Dorothy Lamb, Winn Frankland, Ling Chin y Rodney Plimpton. La brillante crítica que realizó Stanley Krippner de un primer borrador de la primera edición me animó de manera significativa. Catherine Feather Potenza me apoyó durante todo el proceso y sigue siendo una de mis amigas más íntimas. Richard Duree me facilitó ciertos datos para algunos de los estudios de investigación mencionados en el libro. Rik Jensen, nuestro
 13

cariñoso chico para todo, ha sido un ejemplo de cómo msantener el ánimo en tiempos de desastres y catástrofes que podrían haber frustrado la edición original. Los miles de estudiantes que han enseñado y estudiado medicina energética en Innersource han contribuido de distintos modos en mi pensamiento y en esta edición revisada. El equipo administrativo de Innersource ha sido de gran ayuda y una fuente de alegría: Lori Kats, Leslie Adams, Katrina Hill, Jeffrey Harris, Vicki Matthews, Veronica Sanpere, Sherry Rhea, Carrie Cento, Eric Stahlman, Frank Dowler, Cindy Haight, Julie Conley y la extraordinaria capacidad de enseñanza de nuestras clases básicas y el curso de graduación de medicina energética. Nuestro curso de graduación, un milagro en cuanto a la generación y combinación de ideas complejas y la reunión de los talentos pedagógicos de dos docenas de docentes en un solo foro, lo gestionó con éxito Vicki Matthews. Y, finalmente, ¡mis hijas! Con gran satisfacción para mí, Dondi y Tanya Dahlin, se han incorporado a la organización, inundándolo todo con su grata presencia, desde lo administrativo hasta cómo aportar más alegría a la enseñanza. Mi marido, David Feinstein, ha transcrito incansablemente entrevistas y clases, ha realizado diversas investigaciones online y en la biblioteca y ha aportado, en general, una organización desde el hemisferio izquierdo, complemento de la mía, desde el derecho. Su habilidad para construir frases y encontrar analogías, establecer orden y situar una idea en su contexto intelectual más amplio, conservando siempre el espíritu de mi voz, está presente en todo el libro. En resumen, éste es el libro que yo habría escrito si mi cerebro funcionara como nuestras mentes en conjunto.

14 

INTRODUCCIÓN DEL AUTOR PARA LA EDICIÓN DEL DÉCIMO ANIVERSARIO DE LA PUBLICACIÓN DEL LIBRO EN INGLÉS

Cuando se publicó Medicina energética por primera vez en 1998, nunca me habría imaginado la rapidez con la que se desarrollaría este ámbito a lo largo de la década siguiente. En los últimos diez años, de ser poco conocida dentro de las prácticas de la medicina alternativa, la medicina energética ha llegado a formar parte de una visión pionera en el seno de la medicina convencional. El doctor Mehmet Oz, uno de los cirujanos más reconocidos de Estados Unidos y director del Cardiovascular Institute del Columbia University’s College of Physicians y Surgeons, anunció en una charla que pronunció en la conferencia Oprah de 2007, que «la próxima gran frontera dentro de la medicina será la medicina energética». Efectivamente, mientras que los costes de la asistencia médica sobrepasan los límites y los peligros de los efectos secundarios, debidos a los tratamientos convencionales, se disparan, nuestra cultura anhela una medicina popular, de calidad y fiable, y la medicina energética está introduciéndose con rapidez para satisfacer esta demanda. Cuando imparto talleres introductorios de fin de semana, los alumnos suelen expresar euforia por los instrumentos e ideas que acaban de aprender, pero antes de acabar, les comento: «Me marcho mañana. ¿Uno de ustedes conoce a alguien que pueda recomendar, a alguien del ámbito sanitario, ya sea un médico, un masajista, o simplemente alguien con un cartel en la puerta, que aporte una visión de medicina energética a su práctica y a quien encomendaría un ser querido con una enfermedad grave?». En los primeros talleres que realizaba, con un público de 200 personas, tal vez dos de ellas levantaban la mano, e inmediatamente anotá 15

bamos en la pizarra los nombres de los profesionales recomendados. Diez años más tarde, un promedio de un 40  % alza su mano. Alrededor de 40.000 personas, entre ellos muchos médicos y enfermeras, han asistido a más de 600 clases y presentaciones que he impartido en los últimos diez años, y ahora mis alumnos están dando muchas más clases de las que jamás me hubiera esperado. Mientras se está preparando un cambio de paradigma dentro de la medicina occidental, la medicina energética se difunde en las comunidades locales con gran celeridad. Sin embargo, no hace falta consultar a un profesional en medicina energética para experimentar los beneficios de la misma. El lector puede usar los métodos que se presentan en este libro para que le sirvan de ayuda, así como para curarse, aumentar su energía, ser más feliz y estar más sano. Los principios básicos de la medicina energética resultan sorprendentemente fáciles de aprender, sencillos de aplicar y son muy eficaces a la hora de abordar los retos de la salud. En los últimos diez años, hemos recibido miles de comentarios y correos electrónicos en los que se explicaba cómo este libro constituía la clave para superar los problemas de salud. Algunos de ellos se citan en las siguientes páginas. La medicina energética surgió después de muchos siglos de experiencia y a partir de la sabiduría de diferentes culturas del mundo. Por esa razón, resulta especialmente gratificante que este libro se haya traducido a más de doce idiomas. De hecho, fue un honor para mí, cuando, hace unos años, me pidieron que escribiera una introducción especial para la edición china, en la que comenté: «Cuando Huangdi, el legendario emperador chino, hace 4.500 años, decidió codificar la práctica de la acupuntura que ya entonces era antigua, se compiló una parte importante del trabajo del que este libro es deudor. No puedo dejar de recalcar el honor y la gratificación que supuso para mí el hecho de que se editara Medicina energética en su traducción al chino. Semejantes intercambios sólo son posibles en un mundo en que la globalización permite un cruce de ideas y prácticas sin precedentes. Del mismo modo que las antiquísimas tradiciones chinas están teniendo repercusión en el mundo occidental, las investigaciones científicas realizadas en China ayudan a refinar los procedimientos y los conceptos de la época del Emperador Amarillo». Cuando Jeremy Tarcher y Joel Fotinos me pidieron una actualización y revisión de Medicina energética, lo tuve que pensar dos veces. Cuando
16 

escribí el libro, contaba con veintitrés años de práctica en la medicina energética, y éste plasmaba con precisión los conocimientos que había adquirido, además de presentar las técnicas más eficaces que había desarrollado. Y se convirtió en una referencia central en muchas escuelas y programas de prácticas. Posteriormente, fui coautora de The Healing Power of EFT and Energy Psychology (El poder curativo de EFT y la psicología energética), donde apliqué los fundamentos de la medicina energética a temas psicológicos, y estaba acabando Energy Medicine for Women (Medicina energética para mujeres), que se centra en muchos de los temas de salud que, personalmente, me importan bastante. Había ampliado las ideas del libro original para convertirlas en un extenso currículum para nuestro curso de dos años. ¿Tenía algo nuevo que decir que pudiera caber en una edición revisada? Al reflexionar sobre esa cuestión, advertí que el modelo básico de la primera edición había resistido bastante bien los desafíos del tiempo y de muchos lectores y estudiantes. Sin embargo, al haber trabajado en clases y conferencias con 40.000 personas más durante diez años, David y yo conocemos las cuestiones y las dudas que pueden surgir cuando se intentan asimilar los conceptos, a veces curiosos, de la medicina energética; sabemos cómo formular los ejercicios de forma más clara y cómo explicar ciertos conceptos para que resulten más comprensibles. Por tanto, hemos releído cada frase del libro y hemos realizado muchísimas revisiones, muchas de ellas para cambiar únicamente algunas palabras con el fin de aclarar o enfatizar algo (algo bastante frecuente cuando el coautor es muy perfeccionista, casi rozando la obsesión), pero otras veces se han hecho cambios más profundos. He introducido numerosas sugerencias útiles procedentes de mis lectores, alumnos y colegas. Una dificultad que tenían algunos de mis alumnos, familiarizados con la medicina tradicional china, con la edición original era que los puntos de acupresión, tal como se indican en las imágenes, a menudo no coincidían con los puntos que señalan los diagramas estándar. Para esta edición, solicité a Cindy Cohn que revisara gran parte de los esquemas (los dibujos originales de Brooks Garten siguen sin firma; el nombre de Cindy aparece en los colaboradores), para que coincidieran con los mapas tradicionales. Con todo, no se trataba de que un esquema fuese correcto y el otro incorrecto; las diferencias reflejaban más bien un concepto de gran importancia en relación con las energías del cuerpo. Yo veo energía (viva, nítida y tangiblemente). Este hecho me ha permitido representar los sistemas energéticos del cuerpo de una manera que ha
  17

resultado muy eficaz para otras personas que no ven la energía. A partir de los diagramas y a través de los procedimientos físicos descritos en este libro, el lector aprenderá que todo el mundo puede mejorar el flujo de las energías en el cuerpo, tanto en sí mismo como en sus seres queridos, y, en el caso de un profesional, también las energías de sus clientes. Pero, al igual que la estructura física varía de una persona a otra, también cambia la anatomía energética. Por tanto, hay que recordar que los puntos marcados sólo representan un promedio o una aproximación (aunque todavía dentro de un estrecho margen, fracciones de centímetros) y que no son puntos precisos. Lo que a mí me parece digno de atención no es tanto el hecho de que no coincidan exactamente con los puntos de los mapas tradicionales, sino que los puntos que yo veo estén tan cerca de los puntos señalados por los médicos chinos hace miles de años. De hecho, durante milenios, se ha debatido sobre las ubicaciones exactas en el mismo ámbito de la acupuntura. En realidad, se trata de una cuestión ambigua que genera un debate interminable debido a dos razones: (1) No hay dos personas cuyos sistemas anatómicos o energéticos sean idénticos. (2) La localización de los puntos va cambiando incluso en el mismo individuo. Pero entonces, ¿cómo es posible desarrollar una práctica con base científica a partir de unas condiciones tan imprecisas y cambiantes? Permíteme que explique algo más sobre la anatomía energética. Los puntos de acupuntura son la conexión física en la piel con un campo energético llamado sistema de meridianos. Si adoptamos la metáfora del «fantasma en la máquina», el sistema de meridianos es como el fantasma que, mientras permanezca dentro de los límites de la máquina, no estará fijo. Será fluido. Por tanto, los puntos en la piel que tienen conexión con él, también pueden moverse. ¿Son mejores los puntos que marqué en el primer libro que los de los mapas estándar? No. Ambos mapas representan promedios y aproximaciones. Al revisar la primera versión, estoy reconociendo que tiene sentido mostrar puntos que se correspondan con los mapas estándar, pero sin dejar de enfatizar que éstos siguen representando promedios (que entre sí tampoco coinciden siempre por completo). La buena noticia es que no hace falta que seamos perfectamente precisos a la hora de seguir las instrucciones que se basen en esos puntos. Con la acupuntura, en cambio, la precisión es más importante, ya que una aguja es muy fina. Los mejores acupuntores son capaces de sentir instintivamente dónde se encuentran exactamente los puntos antes de insertar la aguja. De hecho, en Japón, se sabe que los ciegos, a menudo,
18 

desarrollan una importante sintonización con la energía. Se les sugiere estudiar acupuntura porque suelen figurar entre los mejores especialistas. Afortunadamente para los que no están tan sintonizados, se puede recurrir a la digitopuntura. El diámetro de un dedo es mucho mayor que el de una aguja. Si juntamos tres dedos (el pulgar y los primeros dos dedos) para tocar el punto señalado en el diagrama, podemos estar prácticamente seguros de dar con el punto correcto. Otra variable que puede favorecernos es la buena intención. La mente mueve la energía, y si sabemos lo que queremos conseguir, las energías de las manos encontrarán el camino hasta las energías del cuerpo que necesitan su ayuda. Quizás parezca muy metafísico, pero esto se puede medir científicamente. He añadido también una serie de secciones nuevas a este libro. La más importante, en mi opinión, es la que reflexiona sobre las posibilidades de compaginar la medicina energética con la medicina convencional. Si estás a punto de someterte a una intervención quirúrgica, ¿cuál es la mejor manera de preparar el sistema energético para optimizar tu tolerancia y el beneficio de la operación? ¿Qué puedes hacer para acelerar la recuperación? ¿Cómo puede la medicina energética potenciar o complementar otros tratamientos médicos? ¿Qué técnicas de la medicina energética son las más eficaces para aliviar los efectos secundarios de la medicación, la radiación o la quimioterapia? Estas preguntas se encuentran entre las más frecuentes, y he resumido algunas de las mejores estrategias que conozco en el capítulo 9. Otro apartado introduce el «sistema eléctrico» como uno de los principales sistemas energéticos del cuerpo. Mientras que, en la edición original, se hace sólo una breve mención a este sistema como puntos que usa la medicina tradicional china, su importancia como sistema energético me resultó más evidente en estos últimos diez años. No lo traté en conjunto con los sistemas energéticos primarios presentados en la primera edición porque lo entiendo como un aspecto de cada uno de esos sistemas. Pero también actúa de manera independiente de los otros sistemas y, al trabajar con el sistema eléctrico, he conseguido resultados destacables. Por tanto, se muestra como el noveno sistema energético. Esto no quiere decir que sólo existan nueve sistemas energéticos dentro del intrincado baile de energías en el cuerpo. Una vez que el lector haya adquirido un conocimiento sólido de estos nueve aspectos de la anatomía energética del cuerpo, podrá contribuir al bienestar del mismo de una manera muy eficaz. Hemos revisado los libros y los estudios citados y, por lo general, decidimos conservar los estudios originales. Aunque eran un poco antiguos,
  19

siguen estando vigentes. Además, hemos añadido referencias a algunos de los libros y estudios más importantes de la última década. Finalmente, como es lógico, el índice de fuentes estaba (por fortuna) obsoleto debido al rápido desarrollo de la materia, por lo que se ha tenido que revisar a fondo. Al reflexionar sobre la publicación de esta edición del décimo aniversario de Medicina energética, me doy cuenta de que, para mí, esta medicina es mucho más que un sistema para curar a las personas. David, mi marido y coprofesor, a menudo dice al final de una clase, mientras explica por qué hemos viajado durante tanto tiempo en vez de disfrutar las comodidades de casa: «Si tuvierais una oportunidad de elevar las vibraciones de este atribulado planeta, probablemente dejaríais todo para hacerlo. Tenemos el privilegio de poder ayudar a elevar las vibraciones del planeta enseñando a otros, tanto a personas individuales como a grupos, el modo de elevar las vibraciones de sus propios cuerpos». Tal vez sea ésta la recompensa inesperada de la medicina energética al enfrentarnos a retos en el mundo que tienden a perturbar nuestra energía. Cuando no nos sentimos bien en nuestros cuerpos, es que no estamos aprovechando la alegría radiante que es nuestro derecho de nacimiento. Como consecuencia, sufrimos y el planeta sufre con las elecciones de la gente a partir de un sufrimiento innecesario. La medicina energética es una empresa modesta con implicaciones de gran alcance.

20 

PREFACIO
Caroline Myss, doctora

Durante muchos años, me han preguntado sobre la naturaleza de la medicina energética: ¿Qué es la medicina energética? ¿En qué se distingue de la medicina alopática? ¿Qué beneficios tiene que la medicina convencional no puede ofrecer? Aunque parezcan preguntas fáciles de contestar, no lo son. Ponen de manifiesto el hecho de que es el momento de redefinir el concepto que tenemos de nosotros mismos. Pronto descubriremos que somos multisensoriales y descartaremos la creencia de que sólo tenemos cinco sentidos. Y en vez de especular acerca de la cuestión de si nuestros pensamientos y emociones tienen poder sobre el tejido celular, aceptaremos esta forma de percepción como una de las verdades centrales de la vida. Serán comunes tratamientos tales como la imposición de manos y el uso de aceites y sonidos curativos. Se considerará perjudicial la creencia de que al evitar una enfermedad por medio de medicamentos ayudamos al proceso de curación. ¿Y cuándo ocurrirán estos cambios? Actualmente, se están produciendo grandes cambios en la medicina en todos los lugares. Existe, en la sociedad, un creciente interés por el movimiento holístico y la medicina energética, y cada vez son más los que quieren profundizar en estas disciplinas y comprometerse con métodos alternativos de curación. El número de investigaciones y estudios sobre el efecto de los pensamientos y las emociones en relación con el cuerpo físico va aumentando continuamente y, una y otra vez, los resultados indican que el sistema de cuerpo –mente– espíritu es el fiel retrato del ser humano. La contribución que Donna Eden ha hecho en Medicina energética pasará a ser uno de los textos fundamentales en los estudios de la medicina
  21

holística. Su investigación es sólida y las sugerencias de autoayuda que ofrece a sus lectores son sencillas y eficaces. Tras formar parte del ámbito holístico durante quince años, he conocido a mucha gente que, o bien habrían querido saber más sobre la medicina energética y convertirse en estudiantes, o bien hubieran necesitado seguir este método. Confío en que este libro sirva como guía en el futuro, puesto que su información se basa en hechos verídicos y la verdad no cambia. Cuando hoy en día contemplamos nuestras vidas, no podemos ignorar que estamos presenciando una época en que los sistemas energéticos, y no sólo los del cuerpo, sino también los de la vida, están remodelando el mundo. La era de la informática representa la transición del registro escrito u oral al energético. Estamos avanzando a un paso que está compitiendo con la velocidad del pensamiento (y el pensamiento mueve al cuerpo humano). La medicina energética reconoce el poder de nuestros pensamientos y del mundo en que actualmente vivimos. Nos hacen falta textos como este libro para que actúen como guías en ese camino.

22 

INTRODUCCIÓN
El retorno de la medicina energética
Con frecuencia, los remedios se encuentran en nosotros mismos. — William Shakespeare
Bien está lo que bien acaba

Cada uno de nosotros es un conjunto de energías. Las enormes implicaciones que conlleva este simple hecho constituyen la base de la medicina energética. Te invito a entrar en un ámbito que existe más allá del mundo de las apariencias. Descubre cómo las energías invisibles modelan tus sentimientos, tus pensamientos y tu forma de vivir. Pon estas energías al servicio de tu salud y bienestar. Estudia tu propio movimiento eterno con las fuerzas invisibles, tanto internas como externas. Y, mientras tanto, vive el milagro de presenciar cómo las energías dinámicas que penetran en el cuerpo, la mente y el alma revelan de manera exquisita el genio de la «mano creadora» de la naturaleza.1 Eres el primer profesional de la medicina energética cuyo cuerpo precisa atención. Si aplicas los principios de esta medicina, podrás optimizar la capacidad natural del organismo para autosanarse y tener salud durante mucho tiempo. Podrás potenciar la resistencia de un cuerpo debilitado, aportar nueva vitalidad a una mente agotada y nuevo ímpetu a un espíritu cansado. Serás capaz de aprender a distribuir tu energía para afrontar el estrés de manera más eficaz, reducir la ansiedad y liberarte de muchas dolencias. Y, además, podrás aplicar lo que has aprendido para ayudar a tu familia y a otros seres queridos. Para disponer de esta habilidad, tendrás que aprender un lenguaje que tu cuerpo ya habla y entiende: el lenguaje energético. De hecho, en un momento en que el estilo de vida de la mayoría de la gente se ha alejado en tan gran medida del orden natural, si queremos vivir plenamente, nos vemos obligados a hacerlo en comunión consciente con los sistemas energéticos del cuerpo. El cuerpo es una máquina ingeniada de manera
 23

perfecta, que se mueve y controla gracias a la energía. Nuestros sistemas energéticos se desarrollaron de acuerdo con nuestra anatomía y nuestro entorno a lo largo de millones de años, pero este último ha cambiado radicalmente desde que apareció la industrialización. Evolucionamos de acuerdo con un mundo que hace siglos que dejó de existir. Sin embargo, se trata de un período de tiempo demasiado breve para que la selección natural pudiera establecer una adaptación, de manera que todavía nos estamos adaptando al mundo industrial y postindustrial con un software pensado para vivir en un hábitat natural. Sin embargo, nuestro sistema energético sigue avanzando, y, en este sentido, es la inteligencia la que anima a millones de procesos en el cuerpo a cada instante. Cada célula emite y responde a señales electroquímicas en un baile increíblemente complejo y coordinado que permite que respiremos, que el corazón lata, que tenga lugar la digestión, que parpadeen los ojos y que protege los tejidos corporales de la invasión de microorganismos. Y la inteligencia corporal del sistema energético realiza estos trabajos sin la ayuda de la mente. Pero, sin embargo, resultan evidentes los costes que supone la adaptación a un medio para el que nuestros cuerpos no están diseñados. Nuestro sistema inmunológico nos protege atacando a todo lo que no reconoce como suyo, después de haber evolucionado durante millones de años con un número limitado de alimentos y partículas en el aire. Al enfrentarse ahora a miles de productos químicos artificiales en los alimentos, a una elevada concentración de contaminantes en el aire, y a la radiación electromagnética inducida por la tecnología, este sistema está en constante estado de alerta, como una señal de emergencia que agota nuestra energía y reduce nuestra vitalidad. Mientras tanto, el estrés constante de la vida cotidiana desencadena otro tipo de respuesta de emergencia. Nos encontramos constantemente al borde de la respuesta de lucha o huida. Aunque este estado represente uno de los logros más brillantes de la naturaleza, se abusa de él utilizándolo en todo tipo de situaciones de estrés, desde una discusión con la pareja o un hijo hasta un problema con el ordenador. Al intentar adaptarse a un medio para el que no ha evolucionado y que es biológicamente desconocido, la inteligencia energética del cuerpo está operando en un ámbito que no le corresponde. Se ve obligada a realizar ajustes y éstos a menudo salen caros. El hecho de tener que facilitar constantemente energía extra para la respuesta inmunológica o la de lucha o huida, tiende a afectar a nuestro estado general de salud. La energía sigue unos patrones
24 

establecidos, que también se pueden denominar hábitos. Abandonado a sus propios recursos en el mundo moderno, nuestro sistema energético se ve forzado a recurrir a patrones incompatibles con el medio. Si queremos avanzar, tenemos que participar en la evolución de los patrones energéticos del cuerpo. Es allí donde la inteligencia del intelecto puede asistir a la inteligencia increíble, aunque anticuada, del cuerpo y sus sistemas energéticos. Como nuestra vida está tan alejada de la naturaleza, resulta cada vez más necesario tener una relación consciente con los sistemas energéticos del cuerpo si queremos vivir una vida sana y plena. Afortunadamente, actualizar el software energético del cuerpo para adaptarlo al mundo actual es mucho más fácil de lo que nos imaginamos. Este libro ofrece técnicas sencillas que el lector puede utilizar con el fin de modificar patrones energéticos ineficaces o dañinos que se han tornado incompatibles con el entorno tan antinatural y dominado por el estrés en que vivimos. A lo largo del proceso, movilizarás fuerzas interiores que mejorarán la salud, fortalecerán la mente y, literalmente, iluminarán el espíritu.

La medicina energética es atemporal
La medicina energética es segura, natural y accesible y, gracias a ella, está empezando a cambiar el sistema médico. Según el doctor Richard Gerber, «El acercamiento definitivo a la práctica de curación consistirá en eliminar anomalías en el nivel de energía sutil, que es donde realmente se originan las enfermedades».2 El doctor Norm Shealy, fundador y presidente de la American Holistic Medical Association, afirmó con firmeza que «la medicina energética es el futuro de toda la medicina».3 Esta visión es, de hecho, tanto nueva como antigua. Según Albert Szent-György, premio Nobel de medicina: «En cada cultura y cada tradición médica anteriores a nosotros, curar consistía en mover energía».4 El término medicina energética hoy en día tiene múltiples usos, desde las antiguas prácticas sanadoras de los chamanes hasta el uso de técnicas electromagnéticas y de imagen en los hospitales modernos. Abarca tanto principios legítimos como misterios; procedimientos rutinarios y arte; materia y espíritu. Medicina energética es el mejor término que conozco para describir, en el ámbito médico, el número creciente de enfoques que consideran que el cuerpo es un sistema energético.
 25

Medicina energética es el arte y la ciencia de fomentar la salud y la vitalidad a nivel físico, psicológico y espiritual. Combina un conocimiento racional con una comprensión intuitiva de las energías en el cuerpo y el medio. Si conocemos el modo de engranar esas energías, nos convertiremos en un instrumento más consciente y sensible de la medicina energética que todas las tecnologías juntas. Y si entendemos el cuerpo como un sistema vital de energía, advertiremos que la tecnología para realizar importantes intervenciones energéticas ya está presente en las manos y en el ser de cada uno. El término medicina energética lleva implícito un doble sentido: 1. En la medicina energética, la energía es la medicina. La medicina es un medio que se usa para curar o prevenir enfermedades. Las energías del cuerpo saben cómo movilizarse para responder a toda clase de enfermedades y amenazas, aportando el elixir más puro y natural que existe para tratar cualquier tipo de dolencia. La energía da vida al cuerpo. 2. En la medicina energética, las energías se encuentran en el propio paciente. El sistema energético, que intenta adaptarse a un mundo dominado por el estrés, los contaminantes y un exceso de información sin precedentes, acaba agotado y confundido, de manera que a menudo simplemente puede realizar arreglos imperfectos, al mismo tiempo que requiere una profunda renovación para poder prosperar. La medicina energética puede aportarle esa renovación. La energía cura y los sistemas energéticos son curados. El retorno de la medicina energética es uno de los logros más importantes que han tenido lugar en la actualidad, ya que reivindica la responsabilidad de cada persona con respecto a su propia salud, resucita el legado de nuestros ancestros, que estaban en armonía con las fuerzas de la naturaleza, y recupera prácticas que resultan naturales, suaves y familiares para el cuerpo, la mente y el espíritu. A pesar de las deslumbrantes tecnologías que ya existen, como la captación electromagnética de imágenes o los avances inimaginables del futuro, la esencia de la medicina energética siempre consistirá en el conjunto de sistemas energéticos que constituye la infraestructura sutil de cada cuerpo.

26 

Trabajar con las energías del cuerpo
Siempre he tenido una estrecha relación con las energías del cuerpo. Las advierto a través de los sentidos, con la misma claridad con la que el lector está viendo esta página, y siento cómo mi cuerpo literalmente vibra en respuesta a las energías ajenas. Al principio de mi carrera como masajista terapéutica veía y sentía patrones energéticos en la gente que me indicaba sus problemas físicos. Uno de mis primeros clientes fue una mujer que padecía cáncer de ovario que acudió a mí con la esperanza de que yo pudiera ayudarla a relajar su cuerpo y prepararlo para la cirugía que estaba prevista para cinco días más tarde. Le habían sugerido «que pusiera sus asuntos en orden», puesto que su sistema inmunológico estaba tan debilitado que quizás no superara la intervención quirúrgica. Se sospechaba que tenía metástasis. Cuando vi su energía, supe que el cáncer no había producido metástasis alguna. Aunque la energía alrededor de su cuerpo era débil y estaba deteriorada, el único lugar que parecía indicar cáncer se encontraba en su ovario izquierdo. Además, la textura, la vibración y el aspecto de la energía proveniente de su ovario respondían a mi trabajo. Podía ver y sentir cómo cambiaba. Al finalizar la sesión, el dolor que había sufrido durante semanas había desaparecido. Le dije que su cuerpo había respondido muy bien a mi tratamiento, de manera que incluso me preguntaba si era necesaria la cirugía. Me preocupaba el hecho de que su sistema inmunológico estuviera demasiado débil, y confiaba en que, al trabajar con su energía, no sólo se fortaleciera éste, sino que también se pudiera reducir el tumor. Mientras expresaba mi opinión con mucha cautela e intentaba no incidir demasiado en asuntos médicos para que no me denunciaran por practicar la medicina sin titulación, ella respondía aterrada ante la idea de anular la operación. Yo propuse que, al menos, la postergara durante dos semanas. Pidió otra sesión conmigo para el día siguiente y dijo que hablaría de la intervención con su marido. Esa noche, su esposo me telefoneó. Estaba escandalizado y me amenazó, llamándome curandera. Dijo que estaba poniendo en peligro la vida de su esposa al darle falsas esperanzas y que no tendría otra oportunidad de confundirla de esta manera. Me aseguró que no volvería. Cuando quise responder, él colgó. Le llamé un poco más tarde. Contestó ella. Ha 27

blando en voz baja, advertí que estaba incómoda conversando conmigo. Le dije: «Está bien, no posponga la operación, pero, por favor, venga a verme mañana. No le cobraré. No tiene nada que perder. Creo en lo que digo. De hecho, me gustaría que su marido viniera también. ¡Encuentre la manera!». No pensaba ir; sin embargo, al día siguiente, ambos aparecieron en mi consulta; la oferta de no cobrarle consiguió disipar un poco su sospecha de que yo era una charlatana que sólo quería ganar dinero. Le pedí que se tumbara en la camilla. Tenía la esperanza de conseguir que la energía curativa convenciera a ese hombre conservador y escéptico y, al mismo tiempo, tan conmovedor en su insistencia de proteger a su esposa. Observé una energía densa y oscura junto al ovario izquierdo y parecía que mi mano estaba moviendo el agua enlodada de un pantano. Le pedí al marido que colocara la mano unos centímetros por encima de la zona y empecé a describir círculos, usando un movimiento que se emplea para extraer energía del cuerpo. Para su gran sorpresa, no sólo sentía que se movía mientras se oponía a alguna cosa, sino que dos minutos después su mano temblaba de dolor. Y, para su total asombro, el dolor de su esposa había disminuido mientras que el suyo había aumentado. Al final de la sesión, ella no tenía ningún tipo de dolor, se sentía mejor y tenía mejor aspecto. Les mostré, a través del test de energía (que se explicará más adelante), que habíamos conseguido dirigir energías sanadoras desde el sistema inmunológico hasta la zona del tumor. Al esposo le expliqué una serie de procedimientos para que se los realizara a su mujer cada día. Decidieron posponer la operación temporalmente y solicitar más pruebas médicas antes de fijar de nuevo la fecha. Unos diez días después de que el marido le realizara esos tratamientos y que tuviera tres sesiones más conmigo, le volvieron a hacer las pruebas. El tumor había desaparecido.

Un viaje personal hacia la curación
Según me contó mi madre, nací sonriendo, y la primera sensación de energía que recuerdo es la de la sonrisa. En realidad, cuando sonrío, me siento como una persona diferente, no siento que soy yo. Es como si una energía sonriera a través de mí. Me encanta sentir cómo esa energía va ascendiendo a mi cara, mis mejillas, mis ojos, y cómo penetra en todo mi ser. Sonreír y reírse es nuestro derecho de nacimiento. Si conseguimos que esa energía se extienda por nuestro interior, también lo hará nuestra alegría. Y la salud se reforzará. Aunque este libro trate de muchas clases
28 

de energía, la de la alegría, que desemboca en una sonrisa profunda, no es insignificante. Es una fuerza sanadora poderosa y natural, y al purificar y equilibrar los demás sistemas energéticos del cuerpo, abrimos un canal a través del cual puede brillar. Escribí este libro, en parte, gracias a mi trabajo energético con la gente y, en parte, a partir de la autoridad adquirida por haber superado una serie de problemas de salud. Nací con un soplo cardíaco, padecí tuberculosis a los cinco años de edad, he sufrido alergias alimenticias y polinosis terribles, cuando tenía dieciséis años tuve los primeros síntomas de lo que más tarde resultó ser esclerosis múltiple, padecí un leve infarto entre los veinte y los cuando tenía poco más de treinta años, sufrí un tumor de mama a los treinta y cuatro y, desde los doce años, tengo hipoglucemia y sufro un grave PMS. Al mismo tiempo, la vida me regaló un espíritu bastante libre, lo que me permitió tomar todas esas dificultades con calma. Pero aprendí a una temprana edad que el conocimiento convencional no siempre me podía ayudar, y me vi obligada a usar mi cuerpo como si se tratara de un laboratorio. La aspirina me causaba dolor de cabeza, los somníferos me quitaban el sueño y las frutas y las verduras me engordaban. Tampoco los médicos tenían mucho éxito con ese cuerpo que se alejaba tanto de lo habitual. Cuando tenía poco más de treinta años, mi organismo se colapsó. Mi salud era sumamente precaria. Varios médicos me aconsejaron, de forma más o menos velada, poner mis asuntos en orden. Pero yo tenía dos hijas y estaba decidida a criarlas. Me retiré a Fiyi para vivir una vida muy sencilla. Al principio de mi estancia, el destino quiso que me picara un insecto venenoso. Como mi sistema inmunológico ya estaba notablemente debilitado, mi cuerpo no podía defenderse frente a la picadura. Me puse muy enferma, y continuamente salía y entraba en coma. Parecía que me iba a morir. Pero los chamanes de Vatukarasa, un pueblo cercano, al conocer mi situación, me trataron. Me enterraron hasta el cuello en la arena y me dejaron allí durante muchas horas cada día en un período de cuarenta y ocho horas. Creían que las toxinas saldrían de mi cuerpo y se irían a la arena. Me recuperé. Éste fue uno de los numerosos incidentes que me dirigieron al trabajo de sanadora. Recuperé la salud durante mi estadía en Fiyi. Vivía con mi familia fuera en la jungla, lejos de cualquier ciudad. Nadábamos en el océano cada día. Comíamos el fruto del árbol del pan y el pescado del mar. Y
 29

ningún alimento procesado o envasado. Todo era fresco y ecológico. No había humo de vehículos ni productos químicos en nuestra ropa. Se vivía la vida a un paso lento. Era un mundo en el que simplemente se podía estar. No había competición y muy poco estrés. No había ni radio, ni periódicos, ni televisión. Después de un tiempo, ya ni sabía si Estados Unidos todavía existía. Simplemente me curé al vivir una vida sana. Este resultado feliz me recordaba a un período importante de mi infancia. Mi madre padeció una tuberculosis cuando yo tenía cuatro años. La metieron en una sala temporal, esperando su muerte. Mi padre finalmente la trajo a casa, pero pusieron a toda la familia en cuarentena. Yo tuve tuberculosis a los cinco años. A mi madre le dijeron que no sobreviviría si no tomaba penicilina durante el resto de su vida. En lugar de eso, empezó a consumir alimentos naturales y abundante Vitamina C. Criábamos pollos para tener huevos frescos. Mi padre plantó un huerto, de manera que podíamos comer verduras ecológicas. Todo lo que comíamos era puro. Todos sanamos. De la misma manera, todo lo que comía en Fiyi era puro y, de nuevo, recuperé la salud. Sin embargo, cuando volví a Estados Unidos en 1977, sufrí un choque cultural. Mis nervios gustativos eran tan sensibles que me sentía agredida por los productos químicos que contenían los alimentos. Todo me sabía a embalaje, incluso la comida más sana. Sentía los productos químicos en la ropa. Quería vivir en algún pueblo pequeño, para alejarme de las ciudades y toda la contaminación. Quería criar a mis hijas en un mundo sano. Pero mi matrimonio estaba llegando acabando, y no sabía cómo ganarme la vida. Aunque el oficio de curar me resulta natural, no tenía ni idea de que mi habilidad para ver y sentir energías podía plasmarse en una carrera profesional. Había acabado el curso premédico en la universidad, pero un enfoque de la salud que se basaba más en lo que se puede aprender de cadáveres que no de las energías de un cuerpo vivo violaba mi sensibilidad. Poco después de mi regreso de Fiyi, gracias a una de las sorprendentes coincidencias de la vida, acabé en un seminario de formación de touch for health, impartido por Gordon Stokes y Shanti Duree. A principios de la década de 1970, el doctor John Thie, después de haber colaborado con el fundador de la kinesiología aplicada, el doctor George Goodheart, desarrolló un sistema educativo de curación para aficionados, touch for health (toque para la salud). Aunaba la medicina china con técnicas empíricas occidentales, kinesiología aplicada y touch for health y suponía una
30 

poderosa síntesis de prácticas sanadoras. Muchas de las técnicas que se presentan en este libro se adoptaron de estos dos sistemas. Supe que estos sistemas de sanación existían cuando conocí a una mujer que llevaba una camiseta en la que aparecía una mano y que ponía Touch for Health. Cuando le pregunté acerca del significado, ella sólo respondió: «Estoy entusiasmada, la semana que viene empiezo un curso para ser profesora de Touch for Health». Era como si me tocara un rayo. Aún no sabía lo que era touch for health, pero yo misma me dije: «Yo también». Me dio un número de teléfono. Llamé a la oficina de Touch for Health para pedirles que me enviaran información. Cometieron un error afortunado, de esos que cambian el destino de una persona: me mandaron una carta para felicitarme por haber acabado con éxito el curso básico de touch for health, que era el requisito para asistir al curso de formación para ser profesor. El próximo curso empezaba el martes siguiente. No lo pensé dos veces. Todos los asistentes ya tenían unos conocimientos básicos en los métodos y conceptos de touch for Health. Aunque nunca me había formado en las prácticas de medicina alternativa, me sentí como si hubiera vuelto a casa, a algo profundamente familiar. El curso resultó me fue muy bien. Touch for health me proporcionó una estructura que complementó mi intuición con un modo de trabajar con energías que yo podía ver e intuir. La técnica del test muscular, al que denomino test de energía, me facilitó un instrumento para poder mostrar lo que veo al paciente o al alumno. El curso de formación era intensivo. Lo acabé un martes e impartí mi primera clase el viernes de esa misma semana. Junto con Hazel Ullrich, que había acabado el mismo curso conmigo, cobrábamos diez dólares por un taller de un fin de semana. Les dije a los participantes: «Nunca he impartido ninguna clase en mi vida, por eso es tan barato. Cobro tan poco para poder cometer errores, mientras averiguo cómo enseñar». Reconocí abiertamente que era principiante y, así, empecé a enseñar la curación energética. Después, estudié masaje terapéutico para poder obtener el permiso para tocar a la gente. El Mueller College of Holistic Studies en San Diego tenía un plan de estudios riguroso, y aprendí mucho sobre anatomía, fisiología y las numerosas formas del masaje terapéutico. Parece mentira, pero el examen final para masajistas terapéuticos en San Diego en el año 1977 corrió a cargo de la brigada antivicio. El motivo era que querían impedir que se licenciaran prostitutas como masajistas terapéuticos. No
 31

soy buena en los exámenes y me puse muy nerviosa. Estaba sola en una sala con un oficial de la brigada, bruto e intimidador, y me preguntaba si me iba a hacer preguntas o a pedirme que le diera un masaje. En lugar de eso, me dijo: «Enséñeme las manos». Las miró un momento y dijo: «Aprobada». «¿Cómo?», pregunté yo. «No lleva esmalte de uñas y tiene las uñas cortas, replicó. No es ninguna prostituta». Con esa dudosa titulación que demostraba mi competencia, abrí mi primer consultorio. Las consultas privadas y la enseñanza han sido mis principales actividades profesionales durante más de tres décadas. Partiendo de mis propios problemas físicos y de toda una vida intentando averiguar cómo aliviarlos, me he dedicado con todas mis fuerzas a buscar maneras para que la gente pudiera equilibrar sus propias energías y curar sus dolencias. Muchos de mis clientes han sufrido patologías que la medicina convencional no logró tratar. Cada uno de mis treinta años de práctica me ha permitido profundizar más en la compleja materia de la medicina energética y me ha ayudado a prepararme para escribir y actualizar este libro.

Curar es una tarea que se halla en el interior
Soy ambivalente con respecto al término sanador. Implica hacer algo con otra persona, tener poder sobre el otro, diferenciando al sanador de la persona que recibe el tratamiento. Puesto que la profesión de sanar para mí es sagrada, la considero más bien un servicio que se ofrece al cuerpo, la mente y el alma. No obstante, aprecio el concepto del sanador herido. Con mi historial de problemas de salud, podría ser la abanderada del dicho «Enseñamos lo que nos hace falta aprender». Sé que cuando uno consigue la autocuración, descubre lo que nadie le puede enseñar. Es una iniciación al propio fundamento de la vida, y una consecuencia natural es la empatía con la gente que está preocupada por su salud y el deseo de ofrecerles la propia experiencia. Desde mi introducción al touch for health, he estudiado muchos métodos de curación natural; además, he sido alumna de algunos sanadores sumamente capacitados y he asumido principios de cada uno de ellos. Sin embargo, nunca me han atraído las fórmulas. Cada persona es única; cada paciente me embarca en un viaje de sanación hacia un terreno desconocido. En este trayecto, empecé a llamar a mi método kinesiología energética, mostrando de este modo mi respeto por la kinesiología apli32 

cada. No obstante, al incorporar métodos como la medicina de espíritus, la medicina tradicional china y la medicina de los nativos americanos (los cherokee [y yo llevo sangre cherokee en mis venas] llaman medicina a la medicina sanadora) empecé a darme cuenta de que es un error que los médicos occidentales hagan suya la palabra medicina. Empecé a usar el término medicina energética. Aunque, al igual que a todos los que trabajan en este ámbito, me preocupan los timos y los profesionales incompetentes, es del mismo modo indignante que las formas legítimas de sanación puedan calificarse como «ejercer medicina sin licencia» y perseguirse como un delito. Mis conocimientos de la energía y la curación se renuevan constantemente y evolucionan con cada cliente y cada clase que imparto. También confío en la capacidad autocurativa del cuerpo. El cuerpo está diseñado de tal manera que, si activamos su fuerza autocurativa, ésta nos hará sanar. No tan sólo quieren recuperarse la personalidad o el alma. El cuerpo quiere curarse, y cada célula dispone de una inteligencia y una fuerza extraordinarias. Aunque todos necesitamos, a veces, la ayuda externa y la orientación, curar es una tarea interna.

Cómo utilizar este libro
Este libro se puede emplear de diferentes maneras. Puedes leerlo solo, practicar las técnicas con un amigo o utilizarlo en un grupo. Al leer el texto y practicar con los ejercicios, el lector podrá adquirir un conocimiento de la medicina energética lo suficientemente sólido como para poder aplicarla como no profesional. Es posible leer el libro sin hacer los ejercicios y volver a las secciones que más le interesen. Los sanadores profesionales, así como las personas con interés en la autocuración, pueden echar un vistazo a los capítulos y los índices para encontrar información sobre temas específicos. Si has comprado el libro porque sufres dolores crónicos, puedes empezar por el capítulo sobre el dolor (10) y, falta medida que sea necesario, consultar después los capítulos anteriores. Cuando una técnica requiere el conocimiento específico de un capítulo anterior, hace referencia a las páginas respectivas de ese capítulo. La primera parte, Despertar el sanador interior de dos millones de años de antigüedad, enfatiza mi creencia de que, de manera intuitiva, sabemos mucho más sobre las energías del cuerpo y cómo optimizarlas de lo que pensamos y solemos poner en práctica. El primer capítulo aborda algunos de los términos de la medicina energética más difíciles de apre 33

hender, por ejemplo, energía, energía sutil, alma y espíritu, e introduce el lenguaje de las energías del cuerpo como algo que se puede aprender. El capítulo 2 incorpora técnicas para identificar tanto las energías que actúan dentro del cuerpo como las que nos rodean. El capítulo presenta el test de energía como un método para evaluar el flujo y la salud de nuestras energías. El test de energía sirve también como instrumento para determinar el efecto que el entorno ejerce sobre el campo energético. Además, nos permite adaptar los procedimientos que se describen en el resto del libro a las necesidades de cada uno. El capítulo 3 introduce una rutina diaria de energía de cinco minutos de duración que sirve para desenredar y fortalecer las energías para la propia salud y curación. Explica, además, cómo se puede experimentar con el test de energía para gozar de los beneficios de cada método, y cierra con una técnica muy provechosa para reprogramar la respuesta del cuerpo frente al estrés. La segunda parte, La anatomía del cuerpo energético, expone en detalle nueve sistemas energéticos. Dado que mi aparato sensorial traduce las energías sutiles en imágenes, percibo el cuerpo humano como un espectro de energías que, a menudo, es más colorido que un grupo de flores en un prado primaveral. A lo largo de los años, me he ido dando cuenta de que distingo principalmente nueve patrones o sistemas energéticos diferentes. Y existen descripciones de cada uno de esos sistemas en las tradiciones médicas de una cultura u otra. Algunas culturas reconocen varios y otras, en cambio, sólo uno o dos. Los nueve sistemas energéticos incluyen los meridianos, los chakras, el aura, el sistema eléctrico, el nudo celta, la cuadrícula básica, los cinco ritmos, el triple calentador y los circuitos radiantes. Con esto no estoy diciendo que sólo existan nueve sistemas energéticos en el cuerpo, sino que afirmo que se puede trazar una vía con el fin de mejorar la salud. Si intentamos que estos sistemas energéticos evolucionen, mejoraremos nuestra salud física y emocional. La tercera parte, Ensamblarlo todo, muestra cómo aplicar en la realidad concreta lo que hemos aprendido. El lector profundizará en las diferentes maneras de tratar las enfermedades inevitables del cuerpo de una forma más eficaz para aliviar los dolores y crear campos energéticos internos y externos que optimizan la salud y la felicidad. El epílogo invita a que el lector reflexione sobre los ámbitos misteriosos que pueden abrirse con un tratamiento energético, al mismo tiempo que describe cómo esas experiencias pueden revelarnos nuestro propio viaje interior. A lo largo del libro se explican más de cien procedimientos que adopté o desarrollé después de cientos de clases y de más de diez mil sesiones in34 

dividuales de noventa minutos cada una. He intentado ser meticulosa al explicarlos, aunque siempre es más fácil aprender esos métodos viéndolos. Energy Medicine: The Essential Techniques es un DVD en el que presento, de forma clara y sistemática, muchos de los procedimientos que se describen en este libro (www.innersource.net). Las técnicas de autotratamiento son especialmente importantes en la medicina energética. Aunque un sanador profesional puede, en ocasiones, lograr una curación en una sola sesión, un tratamiento serio casi siempre inicia un proceso que requiere un apoyo prolongado si se pretende corregir patrones que están muy arraigados. A diferencia de los instrumentos primarios de la medicina convencional (la intervención quirúrgica, la medicación y la radiación), las técnicas de la medicina energética son más suaves, más ecológicas y menos intrusivas, y se prestan a la aplicación en casa en vez de estar confinadas al lugar del tratamiento. Los procedimientos que se presentan se han diseñado para personas que no tienen la habilidad especial de percibir energía. Su utilización, sin embargo, constituye el camino natural para cultivar esta sensibilidad. En este libro se invita a utilizar lo que a cada uno le llame más la atención. Como se trata de un manual que abarca nueve de los principales sistemas energéticos, es demasiado detallado como para dominar cada ejercicio tan sólo con una lectura. Pero mi intención es directa. El objetivo de este libro es que tenga poder. Los tres primeros capítulos constituyen en sí una clase introductoria a la medicina energética. El lector puede dar el libro por acabado después de leerlos y de haber puesto en práctica lo que se explica en ellos. Con el capítulo 1, habrá adquirido una perspectiva general de cómo se pueden optimizar las energías para mejorar la salud. En el capítulo 2, habrá aprendido la herramienta indispensable del test de energía, y en el capítulo 3 una rutina básica de cinco minutos para mantener el equilibrio y la vitalidad de las energías. Pero también puede continuar con la lectura para, de esta manera, adquirir más habilidades y conocimientos. También es posible ojear el libro al azar para hallar las casillas de «Cómo» que abordan los problemas más frecuentes. No son el tipo de dolencias que normalmente impulsan a la gente a mi consulta; se trata de problemas prácticos que los pacientes mencionan casualmente, desde cómo prevenir un catarro hasta cómo hacer que los niños se vayan a la cama por la noche. Estas casillas te indican las respectivas páginas donde se explican las técnicas aconsejadas. Las incorporé, en parte, porque son muy útiles y, por otro lado, porque dan una idea de cómo se pueden ha 35

llar maneras de aplicar las técnicas del libro prácticamente en cualquier contexto. Las referencias a investigaciones clínicas o de laboratorio que apoyan muchas de las principales afirmaciones y sugerencias de este libro se encuentran distribuidas por todo el libro. Cuando entré en esta profesión, hace tres décadas, quien ofrecía algún tipo de medicina energética se enfrentaba a una aventura científica. Desde entonces, han surgido numerosas publicaciones en torno a las energías del cuerpo.5 Aunque todavía representa una zona marginal dentro de la medicina (incluso algunas investigaciones importantes aún no se han publicado en las principales revistas médicas), la medicina energética se encuentra ahora en plena fase de formación.6 Su incorporación a la medicina americana tuvo lugar en 1992, cuando los Institutos Nacionales de la salud crearon la Office of Alternative Medicine. Mientras que muchos de los profesionales jóvenes son optimistas con respecto al futuro de la medicina energética, la expansión y el hecho de que esta disciplina sea desconocida provocan cierta incomodidad entre los veteranos. Espero que el gran número de investigaciones que se ha recopilado en este texto sirva al menos como puente y provocación para los escépticos. David y yo hemos publicado en una revista médica una versión académica que resume las bases, «Six pillars of Energy Medicine» (Seis pilares de la medicina energética), que se encuentra en: www.EnergyMedicinePrinciples.com. Medicina energética: el equilibrio energético del cuerpo para una excelente salud, alegría y vitalidad presenta un enfoque sistemático pero, al mismo tiempo, abierto con el fin de que el lector pueda trabajar conscientemente con su propia energía y la de sus seres queridos, para conseguir un cuerpo más sano, una mente más lúcida y un espíritu más alegre. Por mi parte, tuve que decidir qué técnicas eran las más adecuadas para un libro de autoayuda. En general, fui muy sincera al revelar las técnicas más útiles en caso de problemas graves. Partiendo de mi experiencia de enseñar estas técnicas a personas no profesionales en numerosas clases, sé muy bien en qué medida cada método puede afectar a muchísima gente distinta, por lo que he intentado aplicar el mejor criterio. El lector debe usar su mejor criterio al seguir el programa. Si necesitas seguir un tratamiento profesional, consulta con un especialista competente. Las técnicas de este libro servirán en este caso tan sólo como complemento al tratamiento que recibas. Pero, aunque haga especial hincapié en la importancia del asesoramiento profesional (véase el apéndice en el que se ofrece una orientación para buscar un especialista de la medicina energética),
36 

no quiero infravalorar mi mensaje principal y mi profunda convicción de que podemos hacer muchas cosas para cuidar de nosotros mismos. En última instancia, cada uno es el responsable de su salud, por lo que, cuanto más sepa y cuanto más haga para sí mismo, tanto mejor será su salud. Este libro ofrece herramientas. Espero que te resulten provechosas.

 37